Hechalamerica

Tomás de Mattos en Rivera nos confesó:”Si uno es muy feliz, no tiene tiempo que perder escribiendo”

A QUEMARROPA CON TOMAS DE MATTOS/ENTREVISTA en Rivera Eduardo Mérica/Archivoces 2011 de DIARIO URUGUAY

 

Cuando a la mañana Tomás de Mattos despegó la cara de su almohada, sabía que Diario Uruguay lo estaba aguardando para una entrevista y así atrapar la voz de uno de los más famosos escritores uruguayos. Y la satisfacción de poder deleitarnos con el sabor de lo posible e imposible del ser humano. El sabe mejor que nadie que la cultura de nuestro país está desteñida y vapuleada en los tiempos actuales. Por eso te decimos antes de leernos… lo “Tomás” o lo dejás a de Mattos, luego de redimirlo tras esta charla matutina en la lejana frontera. El reportaje lo hicimos en el Hotel Le Petit de Rivera, donde se alojó el escritor, porque fue invitado a participar de la 1a Feria Binacional del Libro Rivera – Livramento, en noviembre de 2011.

En el Hotel Le Petit de Rivera se produjo el reportaje al escritor tacuaremboense Tomás de Mattos


Lo que expresó Tomás de Mattos, en la apertura de la 1a Feria Binacional del Libro Rivera y Livramento, que ya se dejó de hacer…

“Estoy profundamente emocionado de estar aquí en lo que no es la primera, en lo que es la segunda, pero tampoco es la última. (…) Es un proceso que seguirá.
Me viene a la memoria fundamentalmente una visita a Porto Alegre en el año en que apenas se había comenzado el Mercosur a un economista, profesor en una facultad de Porto Alegre decía: que el Mercosur tenía un gran peligro de ser una unión industrial y convertido todo el Mercosur en una pampa entre São Paulo y Buenos Aires, y que había que luchar contra eso.

(…) Lo pienso porque este tipo de acontecimiento donde se ve la integración impregnando los espíritus de santanenses y riverenses, de esas ciudades siamesas que son la realidad una sola. Se nota que por aquí me parece que se va en un camino de una auténtica integración cultural. (…) Yo creo que aquí cabe sólo a la Feria Binacional un futuro de crecimiento, un futuro de expansión.”

 

Dos horas de charla con Tomás de Mattos

 

“Rivera fue el departamento más abierto y que puso mayor interés a lo que yo escribía, a pesar de que yo fuese del Frente…”
“Me disgusta, pero no tengo ningún problema en decirlo… Hay una decadencia enorme en la prensa uruguaya.”
“Los ideales, según nos revela la propia experiencia, no son suficientemente nítidos y, muchas veces, procurando cumplirlos, perpetramos efectos adversos a nuestros propósitos”
“El Uruguay se podía jactar de tener un gran eslabón que era la prensa, tanto la televisiva, la escrita y la radial, entre el público y el autor”
“Las historias que he contado pueden siempre ser vistas como proceso de autoconstrucción o autodestrucción de los protagonistas y de los personajes secundarios.”

“Cambiamos muchos procedimientos, pero nunca cambiamos de lado”. Es decir:»la flexibilidad es admisible y exigible en los caminos y sólo las metas deben ser inconmovibles, si alguna vez fueron válidas”

Nació en 1947 y se define como “Tacuaremboense nacido en Montevideo”, porque es en esa ciudad en donde vive su infancia y adolescencia, luego viaja a Montevideo para continuar sus estudios universitarios, pero una vez culminada su carrera de abogado se establece nuevamente en Tacuarembó, lugar en el que residió.

Fue alumno de Washington Benavides, autor que dio a conocer los primeros cuentos de Tomás de Mattos y que luego fueran publicados en distintos diarios, periódicos y revistas literarias.
Su narrativa se organiza con amenidad y cierto suspenso en una estructuración ágil, plena de ingenio e imaginación.

Integra el volumen “Cien años de raros”, publicado por Arca en 1966, antología preparada por Angel Rama y en la que se incluyen dos relatos de este autor.

Sus narraciones fueron seleccionadas en México para integrar una antología que congregará la obra de diferentes escritores.

“Ante toda frustración que la vida nos depare, “paciencia y a barajar”. Aceptar la derrota circunstancial, pero no abandonar el juego hasta que nos saquen la silla.”

“Nuestros valores padecen influencias de signo antagónico. Algunas que nos impelen a su cumplimiento, como los heredados del núcleo familiar en el que nacimos o los adquiridos por nuestra pertenencia a determinados grupos de diversa índole.”

“Escribir es un viaje, un ensimismamiento, una forma grave de ausencia. Si no te quedás en soledad con tus personajes, no los oís, no los comprendés o mejor dicho, no te causan la necesaria perplejidad.”

En octubre de 2010 el escritor y ex director de la Biblioteca Nacional Tomás de Mattos publicó la primera parte de su libro “El hombre de marzo”, que está referido a la figura de José Pedro Varela.
Enseguida el narrador aseguró que la idea de escribir sobre Varela surgió mientras escribía una novela sobre Flores y Berro. “Varela me conquistó a mí”, confesó.

De Mattos también se refirió a la historia como materia prima para la literatura: “Ojalá pudiera el novelista novelar sobre la historia, porque la historia es siempre mucho mejor novelista que la fantasía humana”, expresó.

“La guerra contra el terrorismo es inevitable, pero a mi entender hay distintas repuestas que dependen de los distintos niveles de acción que tengamos. Quienes mandan tienen una capacidad de decisión en los destinos ajenos que no tenemos los ciudadanos comunes. Los ciudadanos comunes podemos contribuir a generar una opinión publica que esté contra toda forma de terrorismo, incluso el terrorismo de Estado, y por el lado de los hombres de Estado el de encauzar su acción por el lado de la diplomacia.”

Ha publicado dos colecciones de cuentos: Libros y perros (1975) y Trampas de barro (1983) y tres novelas: ¡Bernabé, Bernabé! (1988), La fragata de las máscaras (1996) y A la sombra del paraíso (1998).

Actualmente es director de la Biblioteca Nacional de Uruguay, ubicada en Montevideo. Por “Trampas de barro”, obtuvo el premio Hermes, concedido por el semanario nacional Correo de los Viernes, a la mejor obra narrativa de 1983.

“Yo participo de la visión de Dostoievski del hombre como sujeto libre porque lo creo Dios, y yo como creyente participo de esa visión, está en el hombre utilizar su libertad para construirse o convertirse en una bestia, en un ser inhumano.”

A ¡Bernabé, Bernabé! le concedieron los siguientes premios:
– Premio Bartolomé Hidalgo, conferido por la Cámara Uruguaya del Libro, a la mejor novela publicada en el bienio 1987-1988.
– Premio de la Intendencia Municipal de Montevideo, a la mejor novela édita en 1988.
– Premio del Ministerio de Educación y Cultura, compartido con obra de Sergio Otermin, a la mejor obra narrativa publicada en 1988.
Por La Fragata de las Máscaras recibió el Primer Premio del Ministerio de Educación y Cultura, a la mejor obra narrativa publicada en 1996. Es su único libro editado en España (Alfaguara, 1998).
A la sombra del paraíso fue distinguida con el Segundo Premio del Ministerio de Educación y Cultura, entre las obras narrativas publicadas en 1998, compartido con novela de Alejandro Paternain.

 

“Es muy importante distinguir una nación de sus gobernantes. Estados Unidos es un extraño país, no olvidemos por ejemplo que fue el ideal de Artigas; que fue el líder de toda la emancipación americana; que participó en dos guerras mundiales y fue decisivo y aportó a la libertad en ambos casos.”

 

 

“No tengo una rutina específica, sí algunas tretas. Por ejemplo, no agotar la escena que estoy escribiendo. Abandonar la computadora teniendo claro el rumbo de lo que sigue. Aprovechar todo tiempo disponible.”

 

 

“La escritura la vivo como pasión y desahogo.”

“No me gusta considerarme un profesional de la literatura, no porque no quisiera haberlo sido, sino porque no pude serlo.”

 

 

“La Puerta de la Misericordia” es, en mi vida, la actividad que más me satisface, satisfacción es una palabra más apropiada que la de orgullo, porque representa tanto lo escrito, como lo previamente leído.”

 



“Aclaro que yo no me he caracterizado por elegir mis obras por su posible repercusión pública.”

 

“Cuando vimos el segundo avión estrellarse en la torre gemela, estaba junto a mi esposa y ella comentó “aquí comienza el siglo XXI”. Luego esa frase se repitió en los titulares de un suplemento, pero a mí me quedó la misma sensación que tuvo América”

 

 

“La vida nos va enseñando, por el resultado erróneo de nuestros ensayos de cumplimiento, que debemos cambiar el enfoque. Esos cambios se van dando de modo tan imperceptible que, a veces, no somos conscientes de la transformación que se está operando en nuestro código de valores”



“Me parece que una de las enseñanzas primordiales de Jesús es el respeto al misterio.”



“Insisto en que para mí es crucial la idea de que, por nuestra finitud, estamos expuestos a ser culpables, y lo más terrible es no darnos cuenta de que lo somos.”

Noticias relacionadas

Marta Piñeiro:”La pregunta que hago cuando me posiciono en eso:¿qué sos tú para mí?”

Eduardo Merica

Amalia Rodriguez, el último ruiseñor

Eduardo Merica

El museo de papel de Ramón Mérica I

Eduardo Merica

Deja un comentario