Hechalamerica

“Todo esto quiero que se sepa como homenaje en el mismo día del alejamiento para siempre de Tomás"

LOS CHARRUAS DE PICERNO. 

Los charrúas no habían dejado rastros. Y eso me lo confirmó un sacerdote de la Iglesia Matríz: “algunos se pasan la vida buscando su ancestro charrúa, y aún así nunca lo encuentran”.

eduardo picerno con tomas de mattos fundamerica
HOY, 21 DE MARZO DEL 2016, FALLECIÓ TOMÁS DE MATTOS.
Si estamos escribiendo en esta página, si estamos publicando fragmentos del libro “El Genocidio de la Población Charrúa”, pienso que esto ha sido posible gracias a De Mattos.
Hombre sensible que vivió mucho tiempo en Tacuarembó, lo conocí cuando era Director de la Biblioteca Nacional en el año 2008.
Como ustedes saben, a raíz de un pedido póstumo de mi madre, estuve buscando mucho tiempo al charrúa que supuestamente había en nuestra familia. Al poco tiempo vi que era una tarea imposible de lograr.
Los charrúas no habían dejado rastros. Y eso me lo confirmó un sacerdote de la Iglesia Matríz: “algunos se pasan la vida buscando su ancestro charrúa, y aún así nunca lo encuentran”.
Entonces, como yo les he contado, busqué en los Archivos Nacionales, que están todos en Montevideo lamentablemente, (en el Interior ninguno), principalmente en el Archivo General de la Nación, en la Biblioteca Nacional y en la Casa de Lavalleja.
Después de 5 o 6 años de búsqueda de manuscritos referidos a los charrúas, pude compilarlos de tal forma de darle vida a una historia prácticamente completa y detallada, de lo sucedido con aquellos antepasados charrúas que no dejaron rastros.
Una amiga escritora, Ana Magnabosco, me sugirió sin dudarlo, que se lo llevara a De Mattos, inmediatamente. Él estaba inmerso en esos temas.
Así fue. Pedí audiencia, y una mañana le entregué el libro (fotocopias encuadernadas), y quedé a la espera. De tardecita me llama De Mattos: “Eduardo, es un librazo, la Biblioteca lo va a editar”.
Se imaginan ustedes qué alegría, tantos años de sacrificio, y un Señor, que seguramente no lo pudo leer todo, pero captó la importancia que podía tener, me comunica nada menos que la Biblioteca Nacional se va a hacer cargo de la edición.
Y así fue. Se hizo una tirada de 1000 volúmenes y se puso a la venta en la misma Biblioteca Nacional. Previamente a la presentación del libro, le dije a De Mattos que sería bueno se distribuyera a todas las librerías del país, a lo que me contestó que ya lo había pensado, y veía que era una necesidad que esta historia de los charrúas se difundiera, y que todos los habitantes de todas las zonas del país tuvieran derecho a acceder a ella.
Lamentablemente cuando nos aprestábamos a hacer la distribución, De Mattos fue cambiado por las autoridades del nuevo Gobierno, y del nuevo Ministerio de Cultura. El sucesor se negó a hacer la distribución del libro, por más que yo se lo solicité en varias entrevistas.
Ya en 1988 De Mattos había publicado una novela histórica llamada: “Bernabé Bernabé”, donde relataba dentro de una trama de novela, la conclusión de los charrúas, y el último acto de represalia que pudieron tener éstos en Yacaré Cururú.
Allí 15 charrúas perseguidos por más de 40 soldados al mando de Bernabé Rivera, hicieron frente a los perseguidores, matando a varios y apresando al Coronel Bernabé Rivera, que venía cumpliendo las directivas de su hermano, el Presidente Fructuoso, para lograr el exterminio total de esa población.(Esto fue el 20 de junio de 1832).
La importancia de esta novela histórica fue determinante. Logró que muchos uruguayos llegaran a conocer un capítulo funesto y oculto de nuestra historia, así como el surgimiento de varios grupos indigenistas, de personas que asumían ser descendiente de charrúas.
No vamos a detallar en la cantidad de esos grupos, algunos todavía subsisten, pero sí la gran importancia que tomó el tema charrúa en la sociedad uruguaya.
El libro se presentó el 4 de diciembre del 2009, ante una sala de la Biblioteca Nacional colmada de público. De Mattos había decidido que allí mismo se vendieran ejemplares a un precio de 500 pesos. El precio al público fue y sigue siendo 650 pesos.

los charruas de picerno fundamerica
Aquí está Bernardino García, el bisnieto del cacique Charrúa Sepé, el tercero tirado a la izquierda de la fotografía.

 

De tardecita me llama De Mattos: “Eduardo, es un librazo, la Biblioteca lo va a editar”

A continuación se verán varias fotos de dicho evento. Todo esto quiero que se sepa como homenaje en el mismo día del alejamiento para siempre de Tomás.
picerno en fundamerica
En las 2 primeras fotos estamos en la mesa con De Mattos, luego una vista del público donde aparee Bernardino García, el bisnieto del cacique Charrúa Sepé, y la última firmando dedicatorias con la presencia de la Sra. Senadora Beatriz Argimón.
MUCHAS GRACIAS TOMAS, HAS DEJADO TU SEMILLA DE INVESTIGADOR. Y PARA SIEMPRE.

Noticias relacionadas

Villa Santo Domingo Soriano, la población más antigua de Uruguay

Eduardo Merica

(Audio) Los dos Davids contra Goliat en Rivera

Eduardo Merica

Ramón Mérica con Alvaro Recoba. ¿Quién dijo or$ai?

Eduardo Merica

Deja un comentario