Al Aire TrotaMerica

Jorge Luis Borges. Las alas en la tierra

LAS GRANDES ENTREVISTAS DE RAMÓN MÉRICA. ElPaísdeMérica

Máximo artífice viviente de la lengua española, uno de los dioses más respetados del Olimpo de las letras del mundo, el único escritor sudamericano con resonancia universal, padre y creador de un estilo poético y prosístico sin par en cualquier literatura de hoy, adorado, vituperado, resistido y admirado sin vacilaciones, el cinco veces candidato al Premio Nóbel de la Literatura siempre tiene un mágico as en la manga.

Porque para Jorge Luis Borges, 81, abordar una conversación periodística que luego se podrá (o no) convertir en reportaje, casi siempre se reviste con los oropeles de un iluminado intelectualismo: pocos humanos en el mundo de hoy saben tanto de libros como él, pocos son capaces de desmenuzar una línea o una frase con lucidez tan penetrante, pocos pueden transitar la literatura en una frontera donde los hilos de la filosofías se entremezclan y conviven con los de la creación plena.

Por ir contra todas esas propuestas es que este es un reportaje excepcional: en su primera vinculación con esta casa, y abriendo una serie de entrevistas que abarcará a las más representativas personalidades del continente, Ramón Mérica fue en busca del maestro a su casa del centro de Buenos Aires para descubrir al Borges cotidiano y terrenal -no el hombre que se extasía (y hace extasiar) repitiendo genios de Wilde o jugando con los laberintos de Colerdge (cuando no se detiene sin tiempo frente a la memoria de Chesterton, Montalgne, Dante)-, al Borges que ahora  debe caminar por una Buenos Aires ardiente, peligrosa, disconforme, sucia, el Borges que a veces no puede salir de su casa porque no hay corriente y el ascensor no anda, que no puede dictar sus invenciones porque no hay luz, el Borges que sin que nadie lo sospeche vive la angustiosa penuria de una ciudad inhóspita; él que tanto la quiso; él, que tanto la cantó.
(Reportaje especial para El Día, 1980)

 

CONTINUARÁ

Argentina’s writer Jorge Luis Borges talks in his Buenos Aires apartment on Nov. 20, 1981. (AP Photo/Eduardo Di Baia)

 

¿Quién es Jorge Luis Borges?

(Buenos Aires, 1899 – Ginebra, Suiza, 1986) Escritor argentino considerado una de las grandes figuras de la literatura en lengua española del siglo XX. Cultivador de variados géneros, que a menudo fusionó deliberadamente, Jorge Luis Borges ocupa un puesto excepcional en la historia de la literatura por sus relatos breves.

Aunque las ficciones de Borges recorren el conocimiento humano, en ellas está casi ausente la condición humana de carne y hueso; su mundo narrativo proviene de su biblioteca personal, de su lectura de los libros, y a ese mundo libresco e intelectual lo equilibran los argumentos bellamente construidos, simétricos y especulares, así como una prosa de aparente desnudez, pero cargada de sentido y de enorme capacidad de sugerencia.

Recurriendo a inversiones y tergiversaciones, Borges llevó la ficción al rango de fantasía filosófica y degradó la metafísica y la teología a mera ficción. Los temas y motivos de sus textos son recurrentes y obsesivos: el tiempo (circular, ilusorio o inconcebible), los espejos, los libros imaginarios, los laberintos o la búsqueda del nombre de los nombres. Lo fantástico en sus ficciones siempre se vincula con una alegoría mental, mediante una imaginación razonada muy cercana a lo metafísico.

Ficciones (1944), El Aleph (1949) y El Hacedor (1960) constituyen sus tres colecciones de relatos de mayor proyección. A pesar de que su obra va dirigida a un público comprometido con la aventura literaria, su fama es universal y es definido como el maestro de la ficción contemporánea. Sólo su ideario político pudo impedir que le fuera concedido el Nobel de Literatura.

Biografía

Jorge Luis Borges procedía de una familia de próceres que contribuyeron a la independencia del país. Un antepasado suyo, el coronel Isidro Suárez, había guiado a sus tropas a la victoria en la mítica batalla de Junín; su abuelo Francisco Borges también había alcanzado el rango de coronel. Pero fue su padre, Jorge Borges Haslam, quien rompiendo con la tradición familiar se empleó como profesor de psicología e inglés. Estaba casado con la delicada Leonor Acevedo Suárez, y con ella y el resto de su familia abandonó la casa de los abuelos donde había nacido Jorge Luis y se trasladó al barrio de Palermo, a la calle Serrano 2135, donde creció el aprendiz de escritor teniendo como compañera de juegos a su hermana Norah.

En aquella casa ajardinada aprendió Borges a leer inglés con su abuela Fanny Haslam y, como se refleja en tantos versos, los recuerdos de aquella dorada infancia lo acompañarían durante toda su vida. Con apenas seis años confesó a sus padres su vocación de escritor, e inspirándose en un pasaje de Don Quijote de la Mancha redactó su primera fábula cuando corría el año 1907: la tituló La visera fatal. A los diez años comenzó ya a publicar, pero esta vez no una composición propia, sino una brillante traducción al castellano de El príncipe feliz de Oscar Wilde.

En el mismo año en que se inició la Primera Guerra Mundial, la familia Borges recorrió los inminentes escenarios bélicos europeos, guiados esta vez no por un admirable coronel, sino por un ex profesor de psicología e inglés, ciego y pobre, que se había visto obligado a renunciar a su trabajo y que arrastró a los suyos a París, a Milán y a Venecia hasta radicarse definitivamente en la neutral Ginebra cuando estalló el conflicto.

Borges era entonces un adolescente que devoraba incansablemente la obra de los escritores franceses, desde los clásicos como Voltaire o Víctor Hugo hasta los simbolistas (BaudelaireVerlaineRimbaudMallarmé), y que descubría maravillado el expresionismo alemán, por lo que se decidió a aprender el idioma descifrando por su cuenta la inquietante novela de Gustav Meyrink El golem.

Noticias relacionadas

En Vivo las radios del Uruguay

Eduardo Merica

«La Mesa de la Rivera» sirve para el derecho laboral en el Uruguay

Eduardo Merica

¿Por qué los maestros de Rivera no cobran su sueldo?

Eduardo Merica

Deja un comentario