Artes y Cultura

Promesa de aerocarril que nunca fue construido por el municipio montevideano, entre playa Malvín hasta Isla de las Gaviotas

PASADO PRENSADO EN EL URUGUAY. Archivo de Antonella Mérica y Lucía Mérica. 

Una interesante iniciativa, del Intendente Municipal de Montevideo, agrimensor Germán Barbato, está en trámite de inmediata ejecución. Se trata de la construcción de un salón de té, restaurán o boite en la hermosa Isla de las Gaviotas, frente a la playa de Malvín, estableciéndose el acceso por medio de un aerocarril.
Con esta obra se atiende el propósito del gobierno municipal de ir dotando a las playas de distracciones turísticas especiales.

Desde vista panorámica aérea la Isla de las Gaviotas, la que se encuentra a una distancia de aproximadamente 400 metros. Es el hábitat donde anidan las gaviotas entre los meses de junio y noviembre, y de una variedad de especies de aves de paso, siendo un área protegida y declarada Reserva Ecológica de la Flora y Fauna.

 

El aerocarril permitirá el viaje hasta la Isla de las Gaviotas en todo tiempo, lo que, es obvio, no ocurriría por mar. Por las oficinas técnicas de la Intendencia se procedió a un detenido estudio de la instalación del aerocarril, cuidándose especialmente que sus torres no perturben en lo más mínimo, las perspectivas de la playa. Como datos ilustrativos debemos consignar que la distancia a cubrir entre la Punta del Descanso, como se denomina a uno de los extremos de Malvín y la isla, es de 431 metros y que la altura de las torres será de 22 metros. Además, el piso de la cabina de pasajeros no podrá estar situado a una altura menor de seis metros sobre el nivel de las aguas. El aerocarril tendrá capacidad para 25 personas y el viaje se realizará en un minuto y veinte segundos. Su gasto horario será de 300 personas por hora, en cada dirección. Se han contemplado también todas las condiciones de seguridad, aplicándose todos los adelantos que en tal manera presenta la técnica moderna. Así, por ejemplo, además de los ascensores que permitirán la ubicación de los pasajeros en la cabina, se utilizarán grupos electrógenos que habilitarán el funcionamiento del aerocarril si cualquier anormalidad interrumpe el suministro de energía por parte de la UTE, existiendo, además, una permanente comunicación telefónica con las torres.

DIA DE LA DEMOLICION. Del aerocarril que iba a unir la Playa Malvín con la Isla de las Gaviotas. En el año 1963 se comenzó su construcción, pero en 1973 se inició su demolición dinamitando sus torres por parte del ejército uruguayo cuando se dieron cuenta que era inviable su realización. El periodista Daniel Martínez Soto escribía en el año 2003 que “el ejemplo más inolvidable y patético fue la construcción de las torres de un aerocarril que uniría la punta rocosa de Playa Malvín con la Isla de las Gaviotas. Centenas de millones de dólares, desde los estudios a la construcción, se invirtieron. Cuando llegó la hora de colocar los cables para el aerocarril los estudios revelaron que: o debían ser tensados a límites imposibles, o los pasajeros del aerocarril deberían hacer parte del trayecto debajo del agua. Este máximo ícono de la corrupción y la incompetencia cayó en plena dictadura. Lo demolieron unidades militares cuyos explosivos, acabaron con miles de vidrios de los vecinos, a los que nadie indemnizó”.

Dispuesta la realización de esta obra, la Dirección de Instalaciones Mecánicas y Eléctricas de la Intendencia Municipal procedió a hacer un llamado a licitación al que se presentaron las casas más importantes del mundo.
Las propuestas fueron las siguientes: Companía Importadora y Exportadora Ltda. Con precios de Alternativa. 1ro: U$S 62.948; $ 23.730 y Fc. Fs. 2.800.000. Alternativa 2a: Fc. Fs. 25.305.000; $ 9.450 y $ 42.840, Montan Export, Item 1, U$S 35.400; Item 2 $ 13.300; Fuentes & Cía U$S 63.136.500, pesos 69.997.20 y $ 42.846.30; Serratosa & Castells S.A., U$S 69.405 y Libras 22.680; Bromberg & Cía U$S 50.116.50.


Fuente: Diario «El Día»de Montevideo, lunes 17 de julio de 1950.

Noticias relacionadas

El exterminio de los charrúas en el Uruguay, bien documentado

Eduardo Merica

Haberkorn:”Cada vez es más difícil explicar cómo funciona el periodismo ante gente que no lo consume ni le ve sentido a estar informado”

Eduardo Merica

Marosa di Giorgio, “la voz más nueva de Uruguay”

Eduardo Merica

Deja un comentario