TrotaMerica

Cómo lavó dinero Eugenio Figueredo

INVESTIGacciones FIFAGATE. El ex vicepresidente de FIFA giraba plata desde Uruguay a una cuenta en Lugano a nombre de la esposa del empresario Cruz Fiorito, abogada accionista del hotel Hyatt.
La ciudadana boliviana, Celia Patricia Mendizábal, está casada con el dueño de la empresa Crufi, Leonardo Cruz Fiorito. Es abogada y tiene una cuenta en Suiza que recibió 300 mil dólares de la familia Figueredo, producto de las coimas que embolsaba este dirigente de FIFA.
Mendizábal figura en los registros públicos como dueña del 5,6 por ciento del Hyatt Centric Montevideo, el lujoso condominio-hotel de la bahía de Pocitos, que fue inaugurado el 1 de junio.
Esa poderosa inversión quizás pueda explicarse por las decenas de millones de dólares que la empresa Crufi factura cada año, gracias a la venta de helados. El 11,1 por ciento del Hyatt que figura a nombre Gilson Overseas SA (propiedad de María del Carmen Burgos, esposa de Figueredo) es producto del dinero ilícito obtenido por el ex vice de FIFA y ex presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), hoy procesado por estafa y lavado de activos.
Pero en el juzgado de Crimen Organizado no se ha podido esclarecer cómo estos accionistas hoteleros (Mendizábal-Figueredo) se relacionaban en el campo financiero.


fifagate-de-eugenio-figueredo
Cómo se procesó el giro a Suiza
En 2007 el matrimonio Figueredo-Burgos abrió una cuenta bancaria a nombre de su hija Natalie, en el Crédit Uruguay Banco. La niña tenía 10 años, por cuanto la responsabilidad de las operaciones quedó a nombre de ambos padres, según consta en los registros bancarios.
El segundo semestre de 2013 fue de plena ebullición de las coimas pagadas por la empresa Full Play a los dirigentes de FIFA y de Conmebol por los derechos de televisación de los mundiales y de la Copa América.
En ese período, Figueredo lavaba sumas millonarias invirtiendo en la construcción, a través de la empresa Weiss-Stryk-Weiss, con cuyos dueños maneja empresas panameñas. Pero a la vez, giraba pequeñas partidas –menos de 100 mil dólares– desde sus cuentas en el Banco Santander a la cuenta de su hija en el BBVA, grupo que absorbió al Crédit Uruguay Banco.
En febrero de 2014, María del Carmen Burgos, mandató al BBVA para que desde la cuenta de su hija Natalie, girara 300 mil dólares a una cuenta en la ciudad de Lugano, a nombre de Mendizábal.
Eugenio Figueredo y su esposa María del Carmen Burgos, amiga de Patricia Mendizábal.
Cuando en el juzgado se le preguntó a Figueredo por este giro, el procesado pidió tiempo para pensar. Primero deslizó que su hija ya era mayor de edad… Pero en realidad la joven tenía 17 años al momento del envío a Suiza, por ello la operación fue firmada por su madre María del Carmen.
Natalie no trabajaba ni tenía actividad que permita explicar cómo en su cuenta figuraban 300 mil dólares, sino producto del dinero que iba depositando su familia.
Figueredo se fue sin responder, pero luego comunicó al juzgado que –de acuerdo a lo conversado con su esposa– se trataba de un préstamo de 300 mil dólares que Mendizábal le había realizado a su familia, y que el giro sirvió para devolverle el dinero.
Patricia Mendizábal, la mujer que recibió un giro de 300 mil en Suiza proveniente de una cuenta de la hija de Figueredo.
La esposa del dueño de Crufi mantiene una relación afectiva con los Burgos Mercado: la ciudad natal de ambas familias es Santa Cruz de la Sierra. Pero los Figueredo-Burgos son millonarios –mansiones en Miami, hoteles y edificios en Montevideo y Punta del Este, cuentas bancarias de grandes depósitos–, por cuanto no parecen haber necesitado el socorro monetario de Mendizábal.
Las amigas bolivianas, María del Carmen y Celia Patricia, deberán aclarar este asunto en la sede de Crimen Organizado, cuando termine la feria judicial.
Hasta el momento la empresa Crufi ha sido cuestionada y sancionada por vender helados con colibacilos o derramar fluidos contaminantes, pero ahora quedó ligada –a través del matrimonio Cruz-Mendizábal– al caso de lavado de activos protagonizado por el ex vice de FIFA.

 
 
FUENTE Y FOTOS: SUDESTADA

Noticias relacionadas

“Só que não vivemos uma ditadura e a sociedade fronteiriça tem o direito de saber, de opinar e também de ser contra o desmanche de um patrimônio”

Eduardo Merica

Le dimos cinco minutos a Lucas Sugo, futuro candidato a Intendente de Rivera

Eduardo Merica

Nos levantamos y andamos hace seis años con Diario Uruguay

Eduardo Merica

Deja un comentario