Vocaciones

Julio Sosa, el varón del tango, fue el último cantor que convocó multitudes

Julio Sosa nació en la ciudad de Las Piedras, Canelones, Uruguay, el 2 de febrero de 1926. Desde muy pequeño debió luchar arduamente para superar la pobreza y buscarse una vida digna, además de poder cumplir su sueño de cantar. Sus padres Luciano Sosa (peón rural) y Ana María Venturini (lavandera) contaban con innumerables problemas económicos y Julio terminó trabajando muy temprano.

El periodista Ricardo Gaspari, titular del departamento de prensa y promoción de la grabadora, lo bautizó El Varón del Tango y de igual modo tituló a su primer larga duración.

Los comienzos de Julio Sosa en el tango profesionalmente nos transportan a la ciudad de La Paz, en las afueras de Montevideo. Allí comenzó como vocalista de la orquesta de Carlos Gilardoni.

Se trasladó e instaló en Montevideo para probar suerte allí, donde trabajó de una gran cantidad de oficios. Julio Sosa se presentaba a cuanto concurso de cantantes aparecía.A los 14 años consiguió que lo dejaran entrar en el café Parodi donde demostró a los parroquianos la forma interpretativa que ya se hacia notar. Esto le sirvió para conocer otros lugares ,como el café Ateneo de Plaza Libertad, donde canto con Di Carlo Hugo,Caruso Luis (Carusito) y a pesar de su pequeña orquesta ,Sosa se da el gusto de “grabar sus primeros temas”.en total fueron 5 con el sello grabador uruguayo “Sondor” ,corría el año 48’.>

Como dice el investigador Maximiliano Palombo, «fue una de las voces más importantes que tuvo el tango en la segunda mitad de los años cincuenta y principios de los sesenta, época en que la música porteña pasaba por un momento no demasiado feliz».

Con solo 16 años decide casarse con una vecina de su pueblo (Aída Acosta).Tal vez por la inmadurez de sus años deciden separarse al año, sin haber tenido hijos.Enrolado en la marina por consejo de su tío paterno (Venturini Ángel), cumple allí unos meses de servicio.Con esa experiencia volvió a Montevideo y comenzó a tener participación en las orquestas de Hugo Di Carlo, Epifanio Chaín, Edelmiro “Toto” D’Amario y Luis Caruso.

Con la orquesta de Luis Caruso llegó la posibilidad de grabar el primer disco en 1948. En esa grabación Julio Sosa interpreta cinco temas que le permitirían al año siguiente cruzar el Río de la Plata y comenzar a abrirse camino en Buenos Aires. Era el comienzo una carrera que lo convertiría en el último cantante de tango que fue posible de convocar multitudes.Al fallecer su padre .el Varón a tomar la decisión de cruzar el Rio de la Plata a probar suerte,15 de Junio de 1949.

Al margen del tango y la poesía, Sosa tuvo otra pasión los automóviles. Fue propietario de un Isetta, un De Carlo 700 y un DKW modelo Fissore; con los tres terminó por chocar, debido a su gusto desmedido por la velocidad.

En 1953 se integró a la Orquesta típica de Francisco Rotundo de los que han quedado registros de grandes interpretaciones como “Justo el 31”, “Bien bohemio” y “Mala suerte”.. En esta etapa de su carrera grabo 34 temas para los sellos “R.C.A” y “C.B.S” fue la más productiva en 5 años que duro, pero también la más complicada en la vida personal.Luego de un accidente con un automóvil que lo mantuvo 2 meses inhabilitado para los escenarios, comienza a soñar con su etapa de solista. Federico Leopoldo, le ofrece la posibilidad anhelada de ser solista y sin titubeos acepta.Con el graba 62 temas para el sello “C.B.S” y se mantiene con el hasta el fin de su vida.

Con el nombre de Julio María Sosa Venturini, nació en la localidad de Las Piedras, departamento de Canelones, Uruguay, el 2 de febrero de 1926, en el matrimonio formado por Luciano Sosa, peón rural, y Ana María Venturini, lavandera.

En 1955 pasa a conformar la orquesta de Enrique Mario Francini y Armando Portier, lo que significó un importante cambio económico en su vida. Con esta orquesta estuvo hasta 1960, cuando decidió que era el momento de comenzar su etapa solista.Julio Sosa se puso en contacto con el bandoneonísta Leopoldo Federico y le encargó la organización de la orquesta. Continuó grabando con Columbia, como lo hacía en la orquesta de Francini y Portier, y fue el titular del departamento de prensa de ésta que lo apodó como “El varón del Tango”.

Su primer disco solista también se denominaría de esa manera y sería rápidamente un suceso en las bateas.

se inició profesionalmente en la ciudad de La Paz (Uruguay) como vocalista de la orquesta de Carlos Gilardoni

En 1960, además, Julio Sosa presentó en sociedad otra de sus facetas artísticas al publicar el libro de poesía “Dos horas antes del alba”.

En su primera etapa de cantor conquista el corazón de una dama llamada Nora Ulfed ,hija de dinamarqueses, con quien tiene a su única hija Ana Maria ,quien fuera el regocijo de aquel guerrero del éxito.

ejerció las más diversas ocupaciones: ayudante de mercachifle, vendedor ambulante de bizcochos, podador municipal de árboles, lavador de vagones, repartidor de farmacia, marinero de segunda en la aviación naval…

La última esposa quien lo acompañaría hasta el fin de su vida, fue el sosiego de julio, y a la que amo incondicionalmente .La señora Susana Merighi. Como diría el mismo julio fue quien supo ser compañera de sus éxitos ,pero también de sus amarguras.Con ella compartió su ultima morada en villa del parque donde abundaban los animales ,mayoritariamente perros, a los que julio quería y curaba cuando los traía de la calle abandonados por sus dueños.

 

 

De ganar veinte pesos por noche en el café, pasó a los mil doscientos mensuales con Francini-Pontier.

Julio Sosa, ‘El varón del Tango’

El repertorio de tangos que interpretó Julio Sosa contaba con una gran cantidad de canciones que las había interpretado Carlos Gardel.

A éstos, ‘El varón del Tango’ le sumaba temas de la década de 1940 y algunos éxitos perdidos de los años 20’.

Quizá lo que más se le valora a Julio Sosa fue que logró imponer el tango en la juventud en una época donde la “nueva ola” de géneros musicales parecía haber relegado el tango.

En 1958, contrajo un nuevo matrimonio, con Nora Edith Ulfed, con la que tuvo una hija, Ana María. Ya separado, reincidió, con Susana Beba Merighi, su compañera hasta el fin de sus días.

Actor
Como actor es posible verlo en películas ‘Buenas Noches, Buenos Aires’ de Hugo del Carril, donde interpreta y baila ‘El Firulete’ junto a la actriz y cantante Beba Bidart.

‘El varón del Tango’ fallece el día 26 de noviembre de 1964 tras haber sufrido un accidente automovilístico.

En 1960 reveló su otro aspecto artístico, el de poeta, con la publicación de un único libro, Dos horas antes del alba.

Tangos más populares de Julio Sosa fueron:
• Justo el 31 (1953)
• Bien bohemio (1953)
• Mala suerte (1953)
• ¡Quién hubiera dicho! (1955)
• Abuelito (1955)
• Padrino Pelao (1955)
• Cambalache (1955)
• Seis Años (1960)
• La Cumparsita (por qué canto así) (1961)
• Rencor (1961)
• María (1962)
• Tarde (1962)
• En esta tarde gris (1963)
• Nada (1963)
• Nunca tuvo novio (1963)
• Qué me van a hablar de amor (1963)
• Guapo y varón (1964)
El firulete (1964)
• La gayola (1964)

 

 

Fuente: todotango

Noticias relacionadas

“La música de Jaime Roos es un espejo en el que los uruguayos nos miramos y nos encontramos”

Eduardo Merica

Cuando se mandó a mudar al Mundial de Brasil, el presidente de la Organización del Fútbol del Interior

Eduardo Merica

Eduardo Franco, el creador de un estilo único, romántico y exitoso de Los Iracundos

Eduardo Merica

Deja un comentario